firma de acuerdo con bolígrafo

Insolvencia de la empresa

El concurso de acreedores es la mejor solución si su empresa se encuentra en insolvencia actual o inminente. La insolvencia actual es la que atraviesa su negocio si su liquidez ya no es suficiente para cubrir sus pagos vencidos. La insolvencia inminente hace referencia a la previsión de que en el futuro cercano no podrá satisfacer estos pagos si no se inyecta una cantidad importante de dinero en la empresa.

Para valorar la insolvencia de la empresa, debemos fijarnos en la liquidez de disponible para hacer frente al pasivo corriente (gastos financieros, nóminas, proveedores, obligaciones tributarias…). En AEF Expertos Concursales contamos con un equipo de abogados y economistas especializado únicamente en Derecho Concursal.

Más de 1.800 casos han servido para aclarar un sistema de trabajo e identificar aquellos perfiles que pueden sacar el máximo provecho del concurso. También, para saber cuándo no conviene y, en ese caso, recomendar al interesado otra solución alternativa.

El concurso de acreedores

El concurso de acreedores permite al administrador de la sociedad dejar de preocuparse por demandas o ejecuciones judiciales. Todas las deudas y sus intereses quedan suspendidos desde fecha de declaración del concurso, sin poder ser exigido su pago. Además, el administrador se blinda y hace que las deudas de la sociedad no pasen a su esfera personal.

Esa preocupación pasa a ser íntegramente de los letrados concursales. Estos establecen la estrategia procesal para conseguir un convenio que evite la quiebra o bancarrota de la empresa. Mientras tanto, los gestores y socios solo deberán centrarse en su verdadero trabajo: crear valor y monetizar sus ventas.

La esencia del concurso de acreedores es evitar que negocios viables se vean obligados a cerrar por atravesar dificultades puntuales. Desgraciadamente, desconocer los beneficios del concurso o contar un abogado generalista llevan a la ruina a numerosos emprendedores.

En España, a diferencia de otros países, los concursos de acreedores no son la primera opción cuando la insolvencia aparece. Por ejemplo, en 2018 los juzgados franceses conocieron de 54.627 concursos  (fuente), mientras que nuestro país ligeramente superó los 4.000. Por ello, no sorprende el existente nivel de sobreendeudamiento y fracaso empresarial por encima de la media europea. A pesar de ello, la Ley Concursal española deja claro que se trata de un derecho del deudor insolvente.

Durante el estado de alarma el gobierno ha tomado medidas que permitían que empresas insolventes pudieran subsistir pocos meses más. No obstante, ninguna ha probado ser una solución efectiva a las deudas de la empresa. El fomento de los convenios concursales y la aprobación del nuevo Texto Refundido de la Ley Concursal han hecho que muchos empresarios se den cuenta de esto. Cierto es que muchos han pospuesto esta decisión a agotar reservas, líneas de crédito y promover ERTEs.

Por qué asesorarse con nosotros si su empresa no puede afrontar sus pagos

1. Equipo formado por juristas y abogados especialistas en Derecho bancario y Concursal.

2. Estudio 100% gratis de su situación, de forma personalizada

3. Le asesoramos en lo jurídico y lo económico-financiero

4. Hacemos nuestro su objetivo:

a) conseguir una quita para poder pagar las deudas y salvar su negocio si realmente es viable, o

b) cerrar y liquidar definitivamente para que no le genere responsabilidad a título personal

Si quiere resolver todas sus dudas sobre cómo afrontar los problemas de una empresa insolvente, llámenos al 671 637 471 o rellénenos el siguiente formulario:

[contact-form-7 id=»2503″ title=»Formulario de contacto 1″]