pagos mediante teléfono móvil
Derecho Concursal

¿Cuánto debe destinar el concursado al plan de pagos tras el BEPI?

En esta entrada vamos a abordar una cuestión que se hacen muchos concursados cuando llega el momento de la exoneración y existen créditos privilegiados o contra la masa pendientes de pago:

Cuánto van a tener que destinar al plan de pagos post BEPI (qué es el BEPI o Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho (enlace)).

Por ello, vamos a tratar de solventar todas aquellas dudas que puedan surgir al respecto, empezando por aclarar en qué consiste este plan de pagos.

1.- ¿En qué consiste este plan de pagos post concursal?

Este plan de pagos es la herramienta que va a permitirnos reestructurar la deuda que no se incluye dentro de la exoneración. Estas deudas son los denominados créditos contra la masa y privilegiados que queden impagados cuando finalice el concurso.

Consiste en un calendario de pagos que va a determinar el modo en que abonará el importe pendiente «no exonerable inmediatamente» durante los 5 años siguientes a la conclusión del concurso consecutivo de acreedores.

2.- ¿Es siempre necesario pagar algo al final de la Ley de la Segunda Oportunidad?

La respuesta es no. Ello va a depender de la modalidad de exoneración:

  1. Exoneración definitiva (art. 491 TRLC): se da en los casos en los que únicamente quedan  pendientes de pago créditos ordinarios y subordinados. No existiendo, por tanto, créditos contra la masa o privilegiados. El Juzgado concede la exoneración de forma directa, no estando sujeta a ningún plan de pagos. A efectos prácticos, se da cuando no existe deuda pendiente con la Administración Pública (entonces, ¿se exoneran las deudas con hacienda y Seguridad Social? (enlace)).
  2. Exoneración provisional (art. 497 TRLC): aquí, por el contrario, sí que van a existir créditos contra la masa o privilegiados que no se han podido abonar durante el concurso. En este supuesto, el Juzgado concederá la exoneración de forma provisional, quedando el concursado sujeto a un plan de pagos. Por lo que para obtener la exoneración definitiva, el concursado tendrá que cumplirlo respecto a esos créditos que no quedan exonerados, durante un plazo de 5 años.

3.- Requisitos para someterse al calendario de pagos del artículo 497

Como se ha explicado, solo existirá este plan de pagos si quedan pendientes créditos contra la masa o privilegiados a la conclusión del concurso. No obstante, para que se conceda, se deberán cumplir los requisitos que marca la ley concursal:

  • No haber rechazado una oferta de empleo adecuada a su formación dentro de los 4 años anteriores a la declaración de concurso.
  • No haber incumplido los deberes de colaboración e información con el Juez del concurso y la Administración Concursal.
  • No haber obtenido el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho en los últimos 10 años.

En una entrada anterior ya explicamos si el juez puede negar la exoneración cuando aplica la ley de la segunda oportunidad (enlace).

4.- ¿Cuánto tengo que pagar durante esos 5 años?

Una vez comprobados los requisitos, los abogados del concursado realizan la propuesta junto a la solicitud de de la exoneración.

En ella se incluirán, los créditos contra la masa, los créditos privilegiados y los créditos por alimentos, que quedan excluidos de la exoneración.

Con ese importe se calculará un importe mensual a destinar en el plan de pagos sin intereses. Esa cuantía va a variar según los ingresos que tenga el concursado, pues la Ley no exige que se abone la cuantía total siempre. Con que el concursado destine la mitad de su inembargable al plan de pagos, será suficiente para obtener la exoneración definitiva, tal como reza el artículo 499.2 de la Ley:

“Aunque el deudor no hubiese cumplido en su integridad el plan de pagos, el juez, previa audiencia de los acreedores, atendiendo a las circunstancias del caso, podrá conceder la exoneración definitiva del pasivo insatisfecho del deudor que no hubiese cumplido en su integridad el plan de pagos pero hubiese destinado a su cumplimiento, al menos, la mitad de los ingresos percibidos durante el plazo de cinco años desde la concesión provisional del beneficio que no tuviesen la consideración de inembargables o la cuarta parte de dichos ingresos cuando concurriesen en el deudor las circunstancias previstas en el artículo 3.1, letras a) y b), del Real Decreto-ley 6/2012, de 9 de marzo, de medidas urgentes de protección de deudores hipotecarios sin recursos, respecto a los ingresos de la unidad familiar y circunstancias familiares de especial vulnerabilidad.

Entonces, el concursado tendrá que comprometerse al pago de la cuantía resultante de calcular la mitad de sus ingresos considerados como inembargables. Procediendo por parte del Juez, una vez transcurridos esos 5 años, a dictar resolución concediendo la exoneración definitiva. Y, por tanto, no estando el concursado obligado a pagar el posible restante de los créditos incluidos en el plan de pagos.

5.- ¿Qué ocurre si no se cumple con la cantidad aprobada por el juez?

Los acreedores van a tener la posibilidad de solicitar al Juez del concurso la revocación de la exoneración. Ello lo podrán hacer en supuesto de que el concursado oculte bienes, derechos o ingresos. Pero, en el caso de estar sujeto a un plan de pagos, también estarán legitimados para solicitarla cuando:

  • Se incumpla el plan de pagos.
  • Si mejora de forma sustancial la situación económica del deudor, pudiendo pagar el total de los créditos exonerados.
  • Si el concursado incurre en alguna causa que hubiera impedido la concesión de la exoneración.

6.- Conclusión

En definitiva, el plan de pagos va a ser la herramienta que permite la exoneración en caso de que el concursado tenga pendientes créditos contra la masa o privilegiados.

El concursado suele poder atender sin problemas el plan de pagos post concursal, ya que este se elabora atendiendo a sus circunstancias personales.

El calendario de pagos dura cinco años, no tiene intereses y se satisface mensualmente.

Es posible la exoneración definitiva, aun cuando se diera la circunstancia de que quedara algún importe pendiente de este plan de pagos.

Además de para el deudor, esta figura también beneficia a los acreedores privilegiados y contra la masa, pues van a gozar de una mayor seguridad respecto al pago de esos créditos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.